Hacer Vivac – Secretos para una Noche de Aventura

Equipamiento

30 diciembre 2020

Actualizado el lunes, 18 diciembre, 2023

Hacer vivac es una práctica muy habitual entre los aficionados a la montaña y la naturaleza. Esta actividad comparte similitudes con la acampada, pero no es exactamente lo mismo; permite más libertad y facilidad de movimiento.

El vivac, ese arte de acampar de manera ligera y directa bajo el cielo abierto, va más allá de una simple noche al aire libre. Es un viaje hacia la simplicidad, un encuentro íntimo con el entorno natural y una oportunidad para desconectar del ajetreo cotidiano.

En este artículo, exploraremos los secretos, las emociones y la preparación necesaria para embarcarse en esta emocionante aventura nocturna. Sumérgete en el mundo de cómo hacer un vivac y descubre cómo esta experiencia puede transformar tu conexión con la naturaleza y contigo mismo.

¿Qué vas a encontrar aquí?

Qué es un vivac y en qué se diferencia de una acampada

Vivac o vivaquear son términos muy comunes entre los amantes de la naturaleza, y no es exclusiva para los montañeros, pues también la pueden llevar a cabo cicloturistas o senderistas en general.

Responder a la pregunta de qué es vivac es sencilla, pues no es más que dormir al raso. En ese sentido, es similar a la acampada, pero con una salvedad, en el vivac no se utiliza tienda ni ningún tipo de estructura, de modo que no se clavan piquetas y ni tan siquiera se construye un refugio potente con elementos vegetales. Pero sí que es muy común proteger el lugar del vivac con piedras de alrededor.

Por tanto, vivac y acampada son actividades que se asemejan mucho, pero el primero es, si cabe, un punto más salvaje, pues las personas que lo practican están más expuestas a las condiciones meteorológicas e incluso a la fauna del lugar, aunque esto no suele ser un problema grave salvo en casos muy excepcionales.

No obstante, dormir al raso no significa hacerlo sin protección. Entre los materiales imprescindibles necesarios destacan los sacos para hacer vivac, así como mantas e incluso algún elemento a modo de refugio, que no llegue a serlo por completo, tal como un toldo o también llamado tarp.

Cómo hacer un vivac

Para hacer vivac solo debemos concluir nuestra jornada en plena naturaleza y dormir al raso. No existe mayor complicación para ello, pues basta con colocar el material sobre el firme y pasar la noche intentando protegerse de las inclemencias meteorológicas.

Los tipos de vivac a practicar hacen referencia tanto al saco a utilizar como a la propia actividad, pues no es lo mismo pasar la noche en una ruta de senderismo con buenas condiciones meteorológicas que hacer lo propio en alta montaña. Lo veremos más adelante, pero los sacos pueden ser diseñados para expediciones a grandes alturas, sacos para vivac en alta montaña ó 4 estaciones, trekking ó 3 estaciones, ligeros y superligeros y también transformables.

Qué debes tener en cuenta si quieres hacer vivac

La normativa que regula el vivac es como la que afecta a la acampada libre. Como sabemos, en España esta actividad no está permitida salvo en lugares acondicionados para ello, en los que sí se puede pernoctar.

Sin embargo, hacer vivac no es acampar, y ahí existe un pequeño resquicio por el que pueden introducirse los aficionados a esta práctica. De este modo, si estás de ruta o de expedición y te echas a un lado en el camino o en la pista y pasas la noche al raso, no pueden multarte.

De manera más clarificadora, vivaquear no está prohibido, pero hay que  desarrollar esta actividad de manera sensata y adoptando una máxima en la naturaleza: generar el menor impacto posible, sobre todo si nos encontramos en espacios naturales protegidos.

Así que, si te preguntas cómo hacer vivac, lo primero que debes tener claro es que siempre que sea posible hay que buscar zonas que ya se utilicen para esta actividad. Son fáciles de localizar porque en ellas se aprovechan los recursos que ofrece la propia naturaleza, como árboles o rocas, para resguardarse del viento y el frío. Siguiendo esta fórmula reducimos el impacto en el medio.

Igualmente, hay que buscar áreas que sean tranquilas y seguras, que estén libres de desprendimientos de roca, nieve o ramas de árboles. El sitio de vivaqueo debe ser llano y firme, y si hay algo de pendiente, debemos colocar la cabeza en la parte de arriba, pero sin que exista riesgo de desplazamiento.

A su vez, toda el área que se ocupa, que generalmente es muy reducida, ha de permanecer lejos del cauce de ríos y arroyos, escogiendo lugares secos para que el material no se humedezca. 

Finalmente, y esto como consejo clave, siempre hay que llevar una muda de repuesto con ropa técnica por si sucede algún incidente o cambian las condiciones climáticas.

Hacer vivac
Preparando el vivac en el Circo de Gredos

Lista de lo que necesitas para hacer vivac

El material necesario para hacer vivac no puede incluir ni tienda de campaña ni ninguna otra estructura que sirva a modo de refugio, aunque sí está permitido un pequeño toldo con el que resguardarse de las inclemencias meteorológicas.

La clave en todo este proceso es que se trate de elementos ligeros pero resistentes, pues el vivaqueo es una actividad pensada para mejorar la movilidad y no cargar con tanto peso. En una ruta en plena naturaleza, si hacemos vivac, no nos espera al final de la jornada un mullido colchón en una casa rural, ni siquiera un refugio de montaña, sino que hay que cargar con el propio material; de ahí sus características.

AISLANTE PARA VIVAC

Este producto es clave, y aunque también se utiliza en acampada, en el vivaqueo gana más importancia, ya que habitualmente, cuando colocamos una tienda sobre el suelo, antes de ello incluimos una lona que sirve a su vez de aislante. La esterilla para vivac debe incluir ya esa protección.

Su función es, por tanto, aislar del frío y la humedad para colocar sobre ella el saco de dormir. En el mercado encontramos muchos aislantes interesantes, y todos ellos tienen en común varias características: su capacidad aislante, su fácil repliegue y su peso ligero. Un ejemplo de buen producto es el Therm-a-Rest Z Lite, que destaca por su alto confort térmico.

SACO PARA HACER VIVAC

El saco de vivac es como el de acampada, pero con una sutil diferencia, hay que buscar modelos que sean más ligeros y fácilmente plegables. En su elección hay que tener en cuenta el tipo de actividad a realizar y las condiciones climáticas, pues no es lo mismo un saco para rutas en verano, en las que hay que soportar temperaturas que rara vez bajan de los 10°C, a expediciones más duras en el ámbito meteorológico.

Por este motivo, podemos encontrar sacos diseñados para condiciones de muy bajas temperaturas que están confeccionados a base de plumón; sacos de cuatro estaciones o alta montaña, también para bajas temperaturas y con plumón como material básico; y los de tres estaciones, que destacan por su resistencia y ligereza, así como por su versatilidad. Los sacos superligeros son más delgados y no protegen tanto ante el frío intenso, pero son válidos para pernoctar en buenas condiciones meteorológicas.

Finalmente, otra opción son los sacos transformables, que tienen un diseño cuadrado, no en forma de momia. Esto permite utilizarlos también como manta o funda, y no son la mejor opción para condiciones de bajas temperaturas.

Por tanto, elige bien el saco de dormir en función de las condiciones climatológicas que preveas encontrarte. Es la parte más importante de la planificación del vivac a realizar y siempre debe ir acompañado del elemento que te indico a continuación.

FUNDA DE VIVAC

La funda para vivac es un elemento que se coloca sobre el saco y su función es mantener el mismo a salvo de la humedad y las precipitaciones. Su condición imprescindible es que sea impermeable, pero también se valora su capacidad de transpiración.

Los dos factores son claves para elegir una buena funda de vivac. Si tu funda no transpira bien, tu saco de dormir se va a mojar debido a la condesación por el calor que expulsa tu cuerpo. Si sólo te fijas en la impermeabilidad, no te mojarás por fuera pero sí por dentro.

Su uso es imprescindible en zonas de montaña donde la propia condensación del aire genera el rocío que acaba calando en el saco e introduciéndose en él. La clave con la funda es que sea ligera y resistente.

Te dejo con dos ejemplos muy válidos.

Un modelo versátil, ligero y que se adapta bien a esta actividad es el Millet Bivy Asphalt. Está elaborado a partir de poliamida y membranas impermeables. Es transportable y muy cómodo, con sistema de retención de calor y es fácil de plegar.

El modelo Grevling EMT de Mammut es otra buena elección por su capacidad protectora y su peso reducido, solo 100 gramos.

MANTA TÉRMICA

Los materiales anteriores conforman el equipamiento imprescindible para hacer vivac, pero si queremos ganar en comodidad podemos acudir también a una manta vivac o a un toldo, como veremos más adelante.

La manta tiene como objetivo reducir la pérdida de calor del cuerpo. Es importante que sea aislante, impermeable y resistente. Su uso solo será necesario en caso de que las condiciones climáticas sean muy adversas, pero no puede faltar en la mochila siempre que quieras hacer vivac.

La suerte de las mantas para hacer vivac es que son muy económicas y apenas ocupan espacio. Vemos un ejemplo claro de ello con los modelos de BRAMBLE!

TOLDO, REFUGIO O TARP PARA HACER VIVAC

El toldo, tarprefugio vivac sirve como elemento de protección, aunque no es una estructura tipo tienda de acampada. Su montaje apenas lleva unos minutos y su función es proteger al vivaquero del viento.

Las características de este elemento son la impermeabilidadprotección frente a los rayos ultravioleta y resistencia, así como durabilidad. Todo ello está pensado para soportar duras inclemencias meteorológicas.

El toldo es un material útil, normalmente es de poliéster, que permite crear un refugio de supervivencia y que ha de ser plegable, para transportarlo cómodamente. El modelo Guide de Aqua Quest se ajusta bien a todas estas características que ha de tener un buen toldo.

toldo para hacer vivac
Toldo tarp de vivac ultraligero dos estaciones Forclaz Trek900

Hacer vivac es dormir al raso en plena naturaleza hasta casi fundirse con ella. Esto obliga a equiparse de manera adecuada y buscar siempre productos que sean de calidad, pero resistentes y ligeros.

Que este artículo te haya inspirado a explorar el arte del vivac y a sumergirte en esta aventura única. Recuerda, más allá de las técnicas y el equipo, hacer vivac es una experiencia que despierta nuestros sentidos, que nos conecta con lo esencial y nos permite descubrir la belleza de la simplicidad en un mundo tan complejo.

Así que, prepárate para vivir esas noches bajo las estrellas, para respirar el aire fresco y para abrazar la calma que solo la naturaleza puede brindar. ¡Aventúrate y disfruta cada instante de esta fascinante travesía nocturna!.

Espero que te haya gustado el artículo y puedes dejar tu opinión en los comentarios. No olvides suscribirte al blog para no perderte las novedades.

El propietario de este blog, blogbrandsmountain.com, participa en el Programa de Afiliados de Amazon, Decathlon, Tradeinn, Yumping.com y Bergfreunde.es Los enlaces son enlaces de afiliado que no te suponen ningún coste adicional pero que generan una pequeña comisión. Dicha comisión es reinvertida en el mantenimiento del blog. El precio y la disponibilidad de los productos pueden ser distintos a los publicados.

Otros ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

4 comentarios

  1. Buenas tardes, Para hacer vivac, que ropa se recomienda llevar a la hora de dormir en el saco?Termicas, forro polar y mallas térmicas?Entiendo q El calzado se guarda en bolsa cerrada,verdad? Gracias.

    1. Hola Maris,
      Es difícil dar una recomendación general porque cada persona reacciona de forma diferente a las condiciones climáticas pero, tal y como apuntas, una camiseta y unas mallas térmicas nos sirven perfectamente.
      Si utilizas un toldo para vivaquear y no te encuentras en un lugar muy húmedo, basta con que coloquemos nuestro calzado debajo del mismo. También podemos utilizar la funda de la mochila para proteger las botas o las zapatillas.
      Un truco muy útil a la hora de hacer vivac es meter nuestra segunda capa (forro polar o chaqueta, ya se sintética o de plumas) en nuestros pies para que se conserven más calientes.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo!!

  2. Hola Jacobo: Muy interesante el blog de esta semana, aunque quizá sería una actividad que yo no practicaría… Enhorabuena!!! Saludos

    1. Hola Nati,
      Nunca se sabe, a lo mejor pruebas y te conviertes en una aficionada al vivac.
      Muchas gracias por el comentario.
      Un saludo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.