Plogging – ¿Qué es y en qué consiste este deporte?

Plogging

El plogging es una modalidad deportiva muy reciente que atrae cada vez a más senderistas y apasionados de la naturaleza y el deporte.

Aunque lo veamos más adelante, su dinámica consiste en practicar deporte al tiempo que se recoge la basura del entorno. Por tanto vemos que es una actividad que asocia dos mundos muy ligados entre sí: el respeto por el medioambiente y la práctica deportiva en espacios naturales.

Qué es el plogging

Si has llegado hasta aquí preguntándote qué es el plogging y esperando tener como respuesta algo ligero y al alcance de cualquier persona, me temo que esta no es tu modalidad. No se trata de que hacer ejercicio con una bolsa de basura sea algo difícil de conseguir, pero hay que ir más allá de simplemente una actividad lúdica.

El plogging puede resumirse fácilmente en hacer running y llevar una bolsa de basura a cuestas, o practicar trail running e ir recogiendo todos los residuos que encontremos por el camino. Lo mismo ocurre con el senderismo o el montañismo.

Es practicar deporte, pero con conciencia social, sin olvidar que, como deporte que es, implica un esfuerzo físico adaptado al nivel de entrenamiento de cada persona. La palabra plogging es la conjunción de dos términos en distintos idiomas: “plocka upp”, que significa recoger en sueco; y “running”, correr en inglés.

No obstante, hay que señalar que el plogging no se limita únicamente al atletismo, pues se puede recoger basura mientras haces senderismo, montas en bici o practicas remo.

Consejos para practicar este deporte

El plogging se ha popularizado en los últimos años como una modalidad deportivo-ecológica y ha ido ganando fuerza en redes sociales. A su fama al alza han ayudado el interés por mejorar la imagen física que todos sentimos como propia y la grave crisis ambiental que vive el planeta. De este modo, si además de practicar ejercicio físico vamos recogiendo los residuos que nos encontramos en la ruta, la sensación de bienestar se multiplica.

La web oficial de esta iniciativa es Plogga y en ella ofrecen algunos consejos para iniciarse en esta práctica deportiva y social.

Hacer plogging en grupo

Aunque puede practicarse de manera individual, el deporte siempre es más agradable cuando se practica en grupo. Con el plogging ocurre algo similar. Sus efectos positivos se ven multiplicados, porque las personas que lo llevan a cabo se pueden retar a sí mismas para recoger más basura al tiempo que prolongan sus sesiones de entrenamiento.

No te limites a recoger basura, hazlo de manera correcta

Si estás corriendo por una playa o haciendo una ruta de senderismo y llevas una bolsa para recoger basura, cuando encuentres residuos o desechos y quieras echarlos a la bolsa, cuida las posturas. No arquees la espalda, flexiona las rodillas, haz sentadillas o incluso haz flexiones a una pierna. Recuerda que el objetivo del plogging no es solo recoger basura, sino que la actividad sirva para mejorar el entorno natural o urbano y con ello también el estado físico.

Cuando vayas acumulando peso en la bolsa, cámbiala de mano y repite este hábito con frecuencia para evitar contracturas. Si es necesario, utiliza guantes para no ensuciarte.

Varía la intensidad en los ejercicios e incluye dinámicas de competición

Nuevamente volvemos al inicio, el plogging no es recoger basura, sino que es practicar ejercicio con una bolsa de basura. Por ello es aconsejable introducir modificaciones en la intensidad. Estas pueden venir dadas por el simple itinerario o bien porque vayas cambiando el ritmo de la carrera, introduciendo sentadillas y esprines, saltos, etc.

Si haces plogging en un entorno natural, por ejemplo una ruta senderista en la montaña, o directamente montañismo, esta variación de la intensidad la impone a veces el propio terreno.

Otro punto importante que se asocia con la idea de hacer ejercicio en grupo, con varias personas, es introducir dinámicas de competición. Así, la persona que más residuos recoja será el ganador. La clave está en que la sesión ayude a pasar un buen rato, hacer deporte y recoger cuanta más basura mejor. El objetivo final del plogging es llevar los residuos a un punto de reciclaje.

Definir la ruta y segregar bien la basura

Una recomendación final es seleccionar bien el terreno donde se va a practicar plogging. A menos que se tenga mucho conocimiento del espacio a recorrer, no es recomendable salirse de los itinerarios marcados, especialmente cuando se practica deporte en la naturaleza.

Asimismo, definir bien la ruta ayuda a que la bolsa de basura no vaya acumulando un exceso de residuos, pues en espacios naturales o rurales no siempre están tan accesibles puntos de reciclaje o contenedores selectivos de basura. Por otra parte, es sumamente importante segregar la basura, clasificar entre los residuos que son reciclables, los que van al contenedor orgánico y los que van al genérico.

¿Qué residuos se recogen practicando plogging?

Los ploggers, que así se denominan quienes practican esta modalidad, suelen recoger todo tipo de residuos, pero los más habituales son los plásticos de un solo uso: botellas y tapones de plástico, envases y envoltorios de comida, pajitas, cubiertos desechables, tetrabriks, latas de bebidas y de conservas. A estos hay que sumar cartones, papel, botellas de cristal y hasta pilas.

Cómo se originó el plogging

El plogging se ha convertido en un movimiento global que llega a cualquier rincón del mundo, pero su origen se remonta al año 2016 y su creador es el sueco Erik Ahlström. En ese año se trasladó desde su pueblo natal hasta Estocolmo, la capital del país, y empezó a recoger basura de los lugares en los que practicaba deporte.

Poco a poco su idea se fue extendiendo primero por todo el país y desde ahí a otros estados. En la actualidad la dinámica está presente en más de 100 países y se calcula que unas 25.000 personas al día practican ejercicio con una bolsa de basura.

Los ploggers señalan que se pueden quemar unas 300 calorías con 30 minutos de práctica. La cifra va a depender del tipo de práctica deportiva, la intensidad de la misma y la forma física de quien la lleva a cabo.

En todo este tiempo desde 2016 la modalidad ha ido ganando adeptos y ha pasado de ser running plocka upp a aprovechar cualquier actividad física al aire libre para la recogida de desperdicios en playas, montañas o las propias ciudades. En este sentido, el senderismo, el kayak, el buceo, el paddle surf, el esquí o el parkour ya comienzan a tener ploggers entre sus aficionados.

Beneficios de practicar plogging

Un aspecto interesante del plogging que sumar a sus beneficios es que para realizarlo solo se necesita ropa deportiva adaptada a la modalidad a practicar, guantes y una bolsa de basura. En los deportes acuáticos es recomendable llevar una red que permita filtrar el agua pero no el residuo. Dicho esto, los beneficios principales de esta actividad son: mejora del rendimiento físico, beneficio directo al medioambiente y generación de conciencia social.

Cuidar el organismo

El plogging es ideal para trabajar la intensidad. De hecho, si estamos en plena naturaleza y nos proponemos hacer ejercicio con una bolsa de basura, los movimientos continuos para agacharse a recoger el residuo y volver a levantarse implican hacer sentadillas. Así será posible quemar más calorías en menos tiempo o recorrer menores distancias.

A su vez, transportar la bolsa implica cargar con peso, es como si lleváramos una mancuerna en todo momento. Es importante, como ya hemos resaltado, cambiar la bolsa de mano periódicamente.

Beneficio directo al medioambiente

En muchos espacios naturales se incide en que la basura que se genere tiene que ir de vuelta. No debemos adentrarnos en un espacio protegido o un entorno con rica belleza y biodiversidad y dejar los residuos en él.

Cuando se practica deporte en la naturaleza hay que hacerlo generando el menor impacto posible. El plogging va un paso más allá pues persigue retirar esa suciedad, esos residuos que acaban contaminando suelos, montañas, bosques, ríos y mares ofreciendo así un beneficio directo al medioambiente. En los espacios urbanos también se produce esta mejora del entorno.

El plogging es conciencia social

Un último punto a favor del plogging es que genera conciencia social. De hecho está pensado para atraer cada vez a más aficionados y curiosos. La ventaja que ofrece es que se adapta a cualquier perfil, edad y condición, solo hay que añadir un poco de intensidad y hacer partícipes a amigos y familiares.

Las redes sociales juegan un papel clave en el impulso social de esta actividad. La práctica deportiva-ecológica del plogging es frecuentemente impulsada mediante la utilización de imágenes y hashtags para fomentar con ellas la llegada de otras personas preocupadas por el medioambiente.

El plogging ha pasado en cinco años de ser una actividad individual, un acto individual en Suecia para facilitar la práctica cómoda de ejercicio físico, a ser una tendencia mundial que combina el deporte con el cuidado del medioambiente. Parques, pistas, veredas y espacios naturales son los escenarios ideales para poner en marcha esta modalidad. ¿Te animas?

Espero tus comentarios para ir mejorando el blog y suscríbete para ser el primero en recibir las publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(https://www.blogbrandsmountain.com/wp-content/uploads/2020/05/bg_lo_ultimo.jpg);background-size: cover;background-position: top center;background-attachment: fixed;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 240px;}div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container.dfd_stun_header_vertical_parallax {-webkit-transform: -webkit-translate3d(0,0,0) !important;-moz-transform: -moz-translate3d(0,0,0) !important;-ms-transform: -ms-translate3d(0,0,0) !important;-o-transform: -o-translate3d(0,0,0) !important;transform: translate3d(0,0,0) !important;}