Esquí Freeride – Libertad más allá de las Pistas

Deportes de montaña

22 enero 2024

Pisar una montaña, rodeada por un manto de nieve virgen, despierta una sensación única en el corazón de los amantes del esquí. Este sentimiento de libertad y emoción define la esencia del esquí freeride, una disciplina que lleva a los esquiadores más allá de las pistas trilladas hacia terrenos desafiantes y paisajes impresionantes.

El esquí freeride no es simplemente un deporte; es una forma de arte que fusiona la destreza técnica con la apreciación de la naturaleza en su estado más puro. A medida que los esquiadores desafían la gravedad descendiendo por pendientes empinadas y terrenos accidentados, experimentan una conexión única con la montaña y sus elementos.

Si eres uno de ellos o simplemente tienes curiosidad, en este artículo te explico qué es el esquí freeride y cómo puedes iniciarte en él. Para ello, profundizaré en el equipamiento necesario para practicarlo y en los lugares en los que es posible hacerlo.

¿Qué vas a encontrar aquí?

QUÉ ES EL ESQUÍ FREERIDE​

El freeride se considera la modalidad de esquí que se practica fuera de pista. Los freeriders son los esquiadores que disfrutan de esta modalidad y su principal característica es que tienen un dominio muy avanzado de la modalidad tradicional.

A su vez, esta disciplina implica tener una buena condición física, reflejos muy entrenados y amplio conocimiento de la montaña, ya que fuera de pista no hay señalizaciones. En esos escenarios hay que seguir las rutas ya marcadas por otros freeriders o confiar en la intuición y la experiencia.

Como ves, es una forma de hacer esquí que va muy ligada al dominio sobre la nieve, luego no está pensada para esquiadores noveles. Por lo general, quienes comienzan con esta práctica lo hacen de manera progresiva, saliendo a los laterales de la pista para dominar una nieve que es más irregular.

A partir de ahí, y adquiriendo destreza, podemos hablar de otros escenarios, como el esquí touring, que alterna el deslizamiento por zonas fuera de pista con la llegada hasta esas zonas, que se hace obligatoriamente caminando con los esquís a cuestas.

En esencia, el esquí freeride es una modalidad que se caracteriza por el riesgo que conlleva y la incertidumbre de enfrentarse a zonas que no están habilitadas para deslizarse, como sí ocurre en las estaciones. Todo esto, repito, implica desarrollar una buena técnica y conocer un poco la montaña en invierno, ya que tocará sortear obstáculos y realizar saltos y movimientos enérgicos para salvar zonas pedregosas.

QUÉ MATERIAL ES EL MÁS ADECUADO PARA PRACTICAR FREERIDE​

Para comenzar a practicar esta disciplina, puedes empezar por salir a los laterales de las pistas en las estaciones de esquí,pero si quieres ir más allá, lo mejor es que contrates a un monitor o que vayas acompañado de esquiadores expertos. Y junto con esto, no olvides el material adecuado, que está conformado por esquís freeride, fijaciones, equipamiento para los ojos y la cara, ropa y material de seguridad.

Esquís de freeride

Son el elemento más importante para practicar esquí libre. En esta modalidad necesitamos unas tablas de caña más ancha y hemos de tener presente que cuanto más ancho, más pesado es el esquí. 

Por otra parte, los esquís van acompañados de un patín adecuado, con un tamaño que oscila entre los 90 y los 120 milímetros, anchura adecuada para aguantar bien el peso.

Más adelante veremos los tipos de esquí de freeride más comunes, aunque ya avanzamos que existen tres posibilidades en función de la experiencia en esta modalidad y de la actividad a realizar.

Fijaciones y ropa

Casi tan importantes como los esquís. Aquí buscamos unas fijaciones que agarren bien el patín para evitar que salga volando en los saltos o gritos. 

En cuanto a la ropa técnica, lo mejor es aclimatarse bien con ropa térmica para la capa interior y usar prendas exteriores cómodas y que no impidan una movilidad correcta.

Protección para ojos, cabeza y manos

En el esquí freeride son recomendables dos accesorios básicos para la cara: gafas de sol para protegerse frente a los rayos UVA y una máscara, dado que en nieve virgen es muy probable que vayan saltando copos o incluso trozos de hielo. 

Todo esto va acompañado del material clásico que se utiliza en otras modalidades, como el casco, el gorro y los guantes.

Material de seguridad

Para finalizar con el equipamiento, vamos con la seguridad. Los freeriders son más vulnerables ante las avalanchas, momentos en los que no sabes dónde estás o lugares en los que necesitas echar mano de una pala para retirar el exceso de nieve.

Por ello, te aconsejamos salir con un ARVA, que es un sistema de radio pulsada y de localización ante casos de avalanchas. Con él te aseguras de que tus compañeros van a poder encontrarte más rápidamente. Este sistema lo debes acompañar de la pala ya citada y una mochila ABS, que cuenta con un sistema airbag que se infla y evita que quedes sepultado en caso de avalancha.

CÓMO ESCOGER TUS ESQUÍS FREERIDE​

Existen tres familias de esquí freeride: los versátiles, los gruesos y los de free touring. Todos ellos se distinguen en función del ancho del patín que, a su vez, tiene unas dimensiones más anchas que el resto de patines de la familia de los esquís alpinos.

Esquís versátiles

Los esquís versátiles tienen un ancho de patín entre 90 y 100 milímetros. Son patines rígidos que favorecen el agarre en nieve compacta. Son muy versátiles, porque se pueden usar ante todo tipo de condiciones de nieve.

Esquís gruesos

Los esquís gruesos tienen un ancho de patín superior a los 110 milímetros. Se utilizan especialmente en días de nieve en polvo profunda. No son tan habituales como los anteriores, pero ofrecen grandes prestaciones sobre nieve en polvo y nieve pisada.

Esquís de free touring

Por último están los esquís de free touring, con un ancho que oscila entre los 95 y los 105 milímetros. Son una versión más ligera que los esquís de freeride y están pensados para practicar esta modalidad y el esquí touring. Con ellos se necesitanfijaciones que permitan andar con el talón libre.

Cómo saber la talla de los esquís para freeride

Para elegir la talla de los esquís en la modalidad freeride lo que debes hacer es añadir a tu altura entre 5 y 10 centímetros.Esto te permite aumentar la flotación con nieve en polvo y mejorar tu estabilidad a gran velocidad.

Si eres un esquiador ya experimentado y te gusta hacer saltos o giros a gran velocidad, puedes sumar 15 centímetros a tu altura para dar con la tabla perfecta. 

En el caso del free touring, lo ideal es la dinámica contraria, restar centímetros a las medidas de los esquís. Con 5 centímetros menos que tu altura para ganar en maniobrabilidad en ascensos y descensos.

CÓMO PRACTICAR ESQUÍ FREERIDE​

Si finalmente te has aventurado a salir de pista y practicar el esquí freeride, lo siguiente que debes hacer es dejarte asesorar por profesionales de esta modalidad o personas que ya la practiquen y tengan un nivel suficiente de destreza. A partir de ahí te invito a seguir las siguientes recomendaciones.

Nivel y lugar adecuado

La alta montaña es un espacio que puede ser muy peligroso, por tanto, es un lugar que hay que respetar. El primer consejo con el freeride es acudir a lugares seguros donde el desnivel sea bajo para reducir las opciones de avalanchas. Los aludes aparecen frecuentemente en zonas con desniveles superiores a 35 grados, en terrenos ni muy llanos ni excesivamente escarpados, ya que en caso de una pendiente mayor, la nieve ya habrá deslizado.

No hagas esquí freeride solo

La práctica del freeride es similar al esquí en pistas, pero con la dificultad añadida de que el terreno no está tan limpio. Esto obliga a tener mucha destreza previa como esquiador y a acudir a estos escenarios siempre acompañados, para recibir ayuda en caso de que ocurra algún incidente.

Prepárate bien físicamente

Los descensos libres en la nieve están muy ligados al estado físico del esquiador. En las condiciones fuera de pista, los músculos y ligamentos están más tensos. Además, hay sectores en el freeride en los que tocará ascender, hacer esquítouring, lo que invita a tener un buen fondo físico.

CUÁL ES EL MEJOR SITIO PARA HACER FREERIDE​

El esquí libre tiene una dificultad clara y es que se practica en zonas fuera de pista. Pero no todas las áreas cubiertas de nieve son válidas para hacer freeride. Por ello, a la hora de buscar localizaciones para el esquí libre lo más adecuado es acudir a montañas vírgenes con nieve en polvo y buena pendiente. Todo esto, por supuesto, acompañado del material adecuado.

En la Península Ibérica, algunos puntos que ofrecen condiciones idóneas para esta disciplina son Baqueira Beret y Ordino, ambas estaciones localizadas en el Pirineo.

Baqueira Beret es el mayor dominio esquiable de España y uno de los mejores enclaves para el esquí fuera de pista en toda Europa. Allí hay zonas tratadas por la propia estación, Escornacabres, que presentan una dificultad extra, aunque en realidad no es esquí freeride al uso. 

Por otra parte, en Barlongueta sí hay posibilidad de escaparse de las pistas para disfrutar de laderas completas de nieve virgen. 

Un poco más alejados están los valles de Les Ares o el Vall de Ruda, que también ofrecen buenas condiciones para esta actividad.

En Ordino-Arcalís existe una escuela especializada de esquí fuera de pista y un mapa completo donde practicar los fuera pistas. Esta estación andorrana es una de las más acondicionadas en los Pirineos para esta modalidad.

El freeride en esta cordillera se completa con áreas interesantes en Grandvalira, Formigal, Candanchú o Astún. 

Más allá de Pirineos, otro emplazamiento para deslizarse fuera de las pistas es Sierra Nevada, donde también hay varias escuelas especializadas en esta modalidad.

 

En cada giro y descenso del esquí freeride, se forja una conexión única entre el esquiador y la montaña. Esta disciplina va más allá de la técnica y la destreza; es una expresión de libertad en su forma más pura. Con cada aventura freeride, descubrimos la magia de deslizarnos por la nieve virgen, explorando terrenos inexplorados y abrazando la belleza cruda de la naturaleza.

El esquí freeride es la evolución del esquí. Con él los deportistas van un paso más allá en su aprendizaje y las sensaciones de velocidad, riesgo y frenesí. Una modalidad que está pensada solo para los esquiadores más intrépidos y que obliga a utilizar material específico para garantizar la seguridad ante posibles incidentes.

Espero que te haya gustado el artículo y puedes dejar tu opinión en los comentarios. No olvides suscribirte al blog para no perderte las novedades.

El propietario de este blog, blogbrandsmountain.com, participa en el Programa de Afiliados de Amazon, Decathlon, Tradeinn, Yumping.com y Bergfreunde.es Los enlaces son enlaces de afiliado que no te suponen ningún coste adicional pero que generan una pequeña comisión. Dicha comisión es reinvertida en el mantenimiento del blog. El precio y la disponibilidad de los productos pueden ser distintos a los publicados.

Otros ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.