Camino Transcantábrico – Una versión canalla para montañeros

Deportes de montaña

15 febrero 2023

Actualizado el martes, 16 enero, 2024

Hoy nos vamos a salir de las rutas habituales para conocer un recorrido distinto y fuera de lo normal: el Camino Transcantábrico.

Sin lugar a dudas todos conocemos que el Camino De Santiago tiene diferentes recorridos y variantes para llegar hasta Santiago de Compostela: Camino Francés (quizás el más famoso de todos ellos), Camino del Norte, Camino Primitivo… Pero el Camino Transcantábrico nos transportará por lugares que nunca habrías pensado que pudieran ser un paso natural hacia uno de los centros de peregrinación mas importantes del mundo.

Tengo el enorme placer de invitar al blog a Antonio García Palacios que ha tenido la gran amabilidad de currarse un artículo para acercarnos una propuesta canalla del Camino De Santiago y especialmente diseñada para los montañeros.

Aquí te dejo sus redes sociales por si te apetece seguirle.

Todo tuyo Antonio y muchas gracias!!!

¿Qué vas a encontrar aquí?

INTRODUCIENDO EL CAMINO TRANSCANTÁBRICO​

El Camino Transcantábrico es un proyecto personal de ruta senderista para unir el Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria) y la Catedral de Santiago de Compostela, a través de la Montaña Leonesa. 

Comienza en Liébana, la comarca cántabra situada al pie del Macizo Oriental de los Picos de Europa. Asciende por el valle de Camaleño, siempre junto al río Deva, para cruzar los Altos de Valdeón hacia los valles leoneses. Estos se asientan a lo largo de la divisoria de la Cordillera Cantábrica y que recorre transversalmente de E a W. Finalmente, tras cruzar el Cordal de los Ancares desciende hacia Becerreá, ya en tierras lucenses, para terminar en la localidad jacobea de Sarria (Lugo) donde se une con el llamado “Camino Francés” a Santiago.

Con este trazado original, quise plantear una alternativa montañera a los caminos de peregrinación a Santiago tradicionales, un tanto masificados en los últimos años.

El Camino Transcantábrico ofrece una experiencia que disfrutarán especialmente aquellas personas que quieran unir su inquietud peregrina con una experiencia senderista y montañera. Se encuentra poco poblado pero con abundantes caminos y sendas tradicionales, que conserva un modo de vida rural aún muy poco transformado. Por lo tanto es muy apto para el senderismo de gran recorrido en varias etapas.

camino Transcantábrico
Entre Becerrá y Sarria

ORIGEN E HISTORIA DE LA TRANSCANTÁBRICA​

A decir verdad, yo nunca había tenido un interés especial por el Camino de Santiago, me gustaba más hacer cumbres que embarcarme en “calcetinadas” que no ofrecieran un aliciente montañero.

Sin embargo, con los años experimenté una evolución en mis preferencias y la fiebre de las cumbres dio paso con la edad a una “convalecencia” en la que descubrí la emoción de encontrar los pasos naturales entre montañas. Pero también buscar los valles por los que cruzar las montañas fuera una experiencia lo más lógica posible.

Esta necesidad de conocer la montaña por dentro, en su base, fue una medicina esencial para seguir apasionándome por las montañas como hecho geográfico y también como escenario de cultura humana.

La idea original que me motivó a pensar este trazado fue inicialmente algo menos ambiciosa que todo lo anterior. Soy un enamorado de la montaña de León desde muy joven, desde el momento en que tuve autonomía personal y quise descubrir qué había más allá de Peña Prieta, del Coriscao, de los Picos de Europa y el entorno de las montañas lebaniegas de mi juventud.

Tras subir durante años a las cimas más señeras (y a la vez por entonces olvidadas) de León, como los Mampodres, me propuse simplemente buscar un itinerario natural que integrase todo aquel paisaje. Pero que tuviera a la vez una lógica “caminera” suficiente como destino senderista y montañero de primer orden.

camino transcantábrico en mampodre
Maraña en Mampodre

La idea se convierte en realidad

En 2009 convertí esa idea teórica en pasos reales y me puse en marcha, enlazando caminos, sendas y collados entre Liébana y Villafranca del Bierzo. Buscando el paso crucé todos o prácticamente todos los ríos y valles que desde la Cantábrica buscan la meseta hacia el gran Río Duero.

La experiencia hizo cambiar mi perspectiva de lo que quería buscar en la montaña. Viendo sus posibilidades y emocionado por lo que acababa de hacer, lo llamé “Camino Altoleonés”.

Sin embargo, cuando uno completa objetivos, solo experimenta la felicidad por unos instantes. En mi mente se formó de inmediato la idea de un día completar mi “Camino Altoleonés”: cruzar de verdad los Ancares sin ”escapar” por el Río Burbia y retrasar mi confluencia con el Camino Francés hasta la misma Sarria, primera ciudad gallega en el Camino. Esta nueva ruta hacia Santiago la “abrí” en el año jacobeo de 2010. 

Desde entonces dediqué mucho esfuerzo y tiempo a pulir mi idea original de buscar variantes y alternativas a los pasos más duros (que no difíciles). Abrí un perfil de la red Wikiloc®, “Camino Transcantábrico: De Santo Toribio a Santiago”, publiqué un libro guía sobre el mismo y repetí el itinerario, total o parcialmente, en varias ocasiones.

En la última, en julio del infausto año 2020, en plena pandemia, conseguí terminar “del tirón” en el mismo Faro de Finisterre: 505 km y 33 días de andar desde Santo Toribio veían completar ahora sí, el “Camino Transcantábrico”.

Qué es el camino transcantábrico

Tras leer estas líneas, muchos lectores pensarán: “Habiendo tantos caminos a Santiago, ¿qué me ofrece el tuyo para que me plantee recorrerlo?”. Yo respondo a esta pregunta explicando lo que es y lo que no es el camino.

El Camino Transcantábrico no es un viejo itinerario presuntamente histórico y recuperado del “olvido”, como algunos “Caminos de Santiago” más o menos recientes o genuinos presumen de ser. Muchos de ellos deben serlo realmente, de otros, albergo mis dudas.

Además no es un camino en el que cómodamente voy a caminar sin apenas pendientes, con albergues o poblaciones con servicios cada 5-10 km para un peregrino que apenas lleva una pequeña mochila de día en su camino o incluso usa taxis para llevar su “equipaje”. Tampoco encontraréis sellos para vuestras credenciales en cada bar, hotel o iglesia.

Hoy por hoy, el Camino Transcantábrico es un trazado donde ponerse a prueba uno mismo en cierto grado físico, pero sobre todo mental. Vas a afrontar muchos días en práctica soledad, con poca “cobertura” y donde tendrás que poner atención en ocasiones para seguir el trazado.

Es un itinerario diseñado desde cero, que usa la lógica secular de los pasos naturales de la Montaña Leonesa Cantábrica. Estos han sido transitados durante siglos por los habitantes del país para comunicarse entre ellos en este vasto laberinto orográfico con miles de años de historia de ocupación humana.

No se necesita ser una persona superentrenada, pero tampoco lo recomendaría para alguien que no tenga la experiencia de caminar por montaña de un modo habitual. Tampoco es especialmente ciclable en su trazado original, aunque también contemplo variantes para que pueda serlo. 

que es el camino transcantábrico
Mapa del Camino Transcantábrico
eatapa 1 del camino transcantábrico hacia espinama
Etapa 1 hacia Espinama

Qué ofrece este camino

El Camino Transcantábrico es objetivamente un itinerario que hoy por hoy ofrece la manera más completa de recorrer los altos valles leoneses que se recuestan al pie de la divisoria de la Cordillera Cantábrica entre Cantabria y Lugo.

Ofrece al caminante una experiencia peregrina diferente. No evita las montañas, no las considera un problema para el paso humano, simplemente las atraviesa por su corazón. También busca mostrar la belleza y la autenticidad de una comarca tan poco explotada y masificada como es la Montaña Leonesa. 

Por tanto, el Camino Transcantábrico es una propuesta para poner esta montaña en valor con un itinerario senderista integral. Además puede ser usado por quien lo desee como un “Camino de Santiago” diferente, no masificado y donde experimentar más en serio las dificultades del caminante solitario. Todo ello en un entorno despoblado y maltratado por la “economía global”, en un estado casi crónico de decadencia industrial, agrícola y ganadera, pero que todavía guarda verdaderos tesoros de autenticidad etnográfica y cultural popular.

Peña Remona desde Collada de Somo
VIsta de Peña Remoña desde Collado de Somo

¿CÓMO FUE POSIBLE DISEÑAR EL RECORRIDO DEL CAMINO?​

Trazar un itinerario tan largo como el que propongo, que supera los 400 km, resulta inicialmente una empresa que parece bastante difícil. Había que diseñar un Camino a lo largo de la Montaña Leonesa que se extiende como una franja de unos 30 km de ancho y 200 km de longitud entre la Meseta y la zona axial Cantábrica.

En efecto, esta bella y un tanto olvidada comarca natural es un espacio montañoso complejo surcado por ríos que excavan estrechos valles separados por sierras que se desgajan hacia el sur del eje cantábrico. Por ello la idea de recorrerlos en sentido Este-Oeste siguiendo el camino del sol hacia Galicia nos anticipaba un interminable rosario de toboganes de subida y bajada.

Sin embargo, la particular geología del flanco sur de la Cantábrica nos ayudó en nuestro empeño, pues ha permitido la presencia de grandes collados. Estos permiten cruzar las sierras norte-sur separadas por las sucesivas cuencas fluviales del Esla, el Porma, el Curueño y Torío. Por ello es posible un tránsito relativamente cómodo entre ellos, sin que en algunos casos podamos evitar algunos altos pasos para franquear los cordales como en Mampodre, Sierra de Gistredo o los Ancares.

Por tanto pude unir así la preciosa comarca de Liébana (Cantabria) con las leonesas de la Tierra de la Reina, Los Argüellos, Luna, Babia, Omaña, Fornela y Los Ancares genuinos (los leoneses). Pero también lo hice con las tierras gallegas de becerreá y Sarria.

Etapa 7 hacia pajares
Etapa 7 hacia Pajares

DIFICULTADES DEL RECORRIDO TRANSCANTÁBRICO​

En las líneas que preceden, el lector ya habrá podido intuir algunas de las dificultades que encontrará el caminante que decida recorrer el Camino Transcantábrico. Vamos a continuación a sistematizarlas un poco.

En todo recorrido a pie existen dos grandes grupos de dificultades:

  • Por un lado están las que derivan de la propia naturaleza del terreno montañoso, que requieren del caminante una preparación física y técnica y un equipamiento adecuados para superarlas, son las dificultades que podemos considerar “objetivas” del Camino.
  • Por otro lado, las que derivan de las infraestructuras que el trazado ofrece al caminante para sostenerse en su marcha a lo largo de las poblaciones que atraviesa.

Dificultades objetivas del camino

Lo primero que es conveniente apuntar es que cualquier persona acostumbrada al senderismo y la marcha por montaña puede realizar este itinerario, que fuera de la época invernal carece de dificultades técnicas objetivas de entidad.

A pesar de que en algunas etapas se atraviesan sectores montañosos (Collado de Valdeón-Somo, Mampodre, Sierra de Gistredo, Tres Marías y Cordal de Ancares), no requiere usar las manos en ningún momento para la progresión. Sin embargo, todas esas etapas tienen variantes u opciones de menor dificultad.

Esto no quita para que haya frecuentes etapas de 20 a 25 km. La falta de poblaciones distribuidas “regularmente” a lo largo del Camino en las que el caminante pueda apoyarse para pernoctar o avituallarse hace que la longitud de las etapas sea muy variable. 

A parte de la longitud, el lector debe ser consciente de que la necesidad de ir atravesando transversalmente los valles del Alto León de este a oeste hace que las etapas tengan un perfil quebrado, siendo excepcionales las etapas “llanas”. El Camino Transcantábrico es así un trazado montañero de unos 12.000 m acumulados en 410 km, tanto de subida como de bajada, antes de confluir con el Camino Francés en Sarria.

El Camino Transcantábrico usa todo tipo de viales y situaciones de paso: caminos rurales, pistas, senderos, zonas sin senda e incluso algunos tramos asfaltados huyendo de cresterías complejas o grandes laderas con fuertes pendientes.

Valle Glaciar de Burbia
Valle Glaciar de Burbia

Dificultades estructurales del camino

En lo relativo a las infraestructuras, en primer lugar el lector tiene que considerar que al ser un itinerario personal, no oficial ni patrocinado, carece de señalización propia como tal.

Aun así, nuestro camino se apoya en numerosos senderos PR, locales u otros no homologados, que afortunadamente han sido trazados en los últimos años en el norte de León, por lo que hoy día es posible seguir nuestro camino enlazando estos senderos oficiales señalizados. 

Mi recomendación para recorrer este Camino es que el usuario se provea de medios de orientación suficientes. Es imprescindible mapa, brújula, GPS o disponer de aplicaciones cartográficas basadas en GPS en el teléfono móvil. En nuestro perfil de wikiloc ® el lector dispone de los tracks de las diferentes etapas y sus variantes.

En segundo lugar, hay que hablar de las dificultades asociadas a las infraestructuras de sostenimiento del caminante. Estas derivan de estar fuera de las rutas jacobeas y recorrer despoblados parajes interiores de la montaña leonesa. Las infraestructuras son pues limitadas, por debajo de las del camino jacobeo peor “equipado”. 

Aunque parezca mentira, muchas comarcas leonesas están aún despertando al turismo de naturaleza y no son pocos los pueblos que apenas tienen un establecimiento donde dormir o reponer fuerzas.

Por lo que el lector puede imaginarse que tendrá dificultades para alojarse y abastecerse o encontrar servicios básicos como farmacias o consultorios médicos de apertura diaria. En muchos pueblos el médico hace una visita a la semana y las únicas vituallas las trae una oportuna furgoneta de comerciante itinerante de los de toda la vida.

Por eso, tendremos que planificar con antelación los lugares donde alojarnos o comer.

Dificultades climáticas

Para finalizar este somero repaso a las dificultades del Camino, citemos simplemente la peculiar climatología de la vertiente sur de la cantábrica.

Se trata de un territorio propenso a las tormentas veraniegas, especialmente en el mes de julio, que pueden seguir a un día de calor intenso que ha comenzado paradójicamente con temperaturas heladoras de buena mañana.

Como consecuencia los valles que vamos a cruzar pueden amanecer cubiertos de escarcha y nieblas que solo levantan al salir el sol y nos aseguran un inicio de camino un tanto “frío”. 

Camino de Rabanal de Luna
Camino de Rabanal de Luna

ETAPAS DEL CAMINO TRANSCANTÁBRICO

He dividido el Camino Transcantábrico en un recorrido base u original de 19 etapas entre Santo Toribio de Liébana y Sarria.

Propongo además dos “variantes” intermedias y una inicial:

  • Las primeras solucionan el paso de la profunda depresión del Sil entre Babia, Laciana y Fornela (Variantes “Omaña” y “Laciana”)
  • Y la segunda, Variante “Picos de Europa”, recorre los valles leoneses del norte de la divisoria, Valdeón y Sajambre entre Liébana y Valdeburón, evitando la Tierra de la Reina del itinerario original.

Algunas de las etapas presentan varias “opciones”, hasta tres en algún caso, que permiten recorrerla a senderistas de diversos niveles y preparación. De esta manera es posible evitar los tramos de más exigencia física o dificultad, aunque pueden suponer una longitud mayor a cambio de reducir desniveles a superar.

Puedes consultar todas las etapas en el enlace que te dejo👇.

https://maphub.net/llandano/CAMINO-TRANSCANTABRICO

SITUACIÓN ACTUAL DEL CAMINO TRANSCANTÁBRICO​

Hoy por hoy este camino es tan solo un proyecto con un libro escrito sobre él. Sería realmente cumplir un sueño el verlo señalizado e incluido en guías y páginas sobre los Caminos a Santiago de Compostela.

OPINIONES SOBRE EL CAMINO TRANSCANTÁBRICO

No existen muchas opiniones sobre el Camino Transcantábrico al ser una propuesta personal de Antonio que todavía no cuenta con el apoyo suficiente como para considerarse un trazado oficial.

Sin embargo, he encontrado una referencia en un foro de una persona que en 2020 se planteó la posibilidad de realizarlo.

Además, como no podía ser de otra manera, me veo en la necesidad de aportar mi humilde opinión porque, desde que conocí a Antonio por Twitter, barajé la posibilidad de incorporar su apuesta personal en mi blog.

Siempre he creido que hacer un uso racional y adecuado de las RRSS tiene muchísimas más ventajas que inconvenientes y el tiempo me está dando la razón. Espero que este espacio sirva para apoyar El Camino Transcantábrico de Antonio aportando mi granito de arena para darlo a conocer a la comunidad montañera y a cualquier usuario que se pase por Blog Brands Mountain.

En España, el Camino Transcantábrico revela su encanto atemporal. Un viaje que trasciende el tiempo, desentrañando secretos de la región norte. Desde pintorescos pueblos hasta paisajes que roban el aliento, este viaje ofrece una experiencia inolvidable.

Cada etapa es un capítulo nuevo de historia, cultura y gastronomía, hilando recuerdos imborrables en el tejido de tu viaje. ¡Súbete a la senda de los sueños en el Camino Transcantábrico y deja que tus pasos te guíen hacia un destino lleno de maravillas!

Espero que te haya gustado el artículo y puedes dejar tu opinión en los comentarios. No olvides suscribirte al blog para no perderte las novedades.

El propietario de este blog, blogbrandsmountain.com, participa en el Programa de Afiliados de Amazon, Decathlon, Tradeinn, Yumping.com y Bergfreunde.es Los enlaces son enlaces de afiliado que no te suponen ningún coste adicional pero que generan una pequeña comisión. Dicha comisión es reinvertida en el mantenimiento del blog. El precio y la disponibilidad de los productos pueden ser distintos a los publicados.

Otros ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.